septiembre 18, 2017

21 de septiembre: Día Mundial del Alzheimer

Por Ps. Patricia Maglione y Dr. Manuel Azulay

La demencia es una afección adquirida del cerebro, que produce una alteración de las funciones intelectuales y/o de la conducta de la persona, de suficiente severidad para interferir con las actividades diarias de la vida (APA, 2000).

La enfermedad de Alzheimer es la causa más frecuente de demencia y sus cambios cerebrales comienzan 25 años antes de que aparezcan los primeros síntomas de la enfermedad.

Actualmente en el mundo hay más de 46 millones de personas que viven con esta enfermedad. Se calcula que en los países en desarrollo más del 90% viven en sus hogares (ADI, 2015).

Epidemiología Alzheimer

Se estima que la prevalencia mundial (población afectada por la enfermedad) superará los 100 millones en el año 2050 (ADI, 2009).

Arribar a un diagnóstico precoz es de vital importancia puesto que su detección temprana permite abordar síntomas y signos incipientes con la mayor decisión.

10 signos de alarma son:

  • Reciente pérdida de memoria que afecta el desempeño laboral.
  • Dificultad en las tareas que le son familiares.
  • Problemas para hallar las palabras correctas.
  • Desorientación en tiempo y espacio.
  • Pobreza o declinación del juicio.
  • Problemas con el pensamiento abstracto.
  • Perdida de objetos/cosas de forma reiterada.
  • Cambios en la conducta o el humor.
  • Cambios en la personalidad.
  • Pérdida de iniciativa.

Factores de protección para la enfermedad de Alzheimer

  •       Control de los factores de riesgo vascular: Lo que es bueno para el corazón es bueno para el cerebro.
  •       Entrenar a tu cerebro.
  •       Involucrarse en actividades sociales.
  •       Prevenir traumatismos encefálicos.
  •       Fomentar hábitos de comida saludables.
  •       Actividad física frecuente.

Con respecto al tratamiento médico, hay que tener en cuenta que no existe una cura definitiva hasta el momento, por lo tanto, hay ciertos medicamentos que podrían retrasar el curso de la enfermedad al comienzo de la misma, o tratar ciertos síntomas y signos que son   muy desgastantes para el paciente y su entorno familiar cuando la patología se encuentra en un grado avanzado.

Resulta importante destacar que la demencia al ser una enfermedad crónica resulta de alto impacto en el seno del grupo familiar, por lo cual las redes de apoyo social son vitales para las personas diagnosticadas como para los cuidadores de la persona con demencia.

Concientización 

* ADI: Alzheimer Disease International.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + dieciocho =